El Guafe

Habíamos deseado ir a El Guafe desde hace mucho tiempo. Sin embargo la falta de tiempo y de la coordinación necesaria nos lo hizo imposible siempre.

Hemos estado varias veces en Las Coloradas, y también visitado Cabo Cruz, pero El Guafe queda en el medio, y se necesita tiempo y un transporte a tu disposición para parar y recorrerlo, lo cual es pocas veces posible.

El verano pasado por fin pudimos llegar allá gracias a la iniciativa de la oficina provincial de patrimonio de Granma, que organizó viajes a sitios de interés históricos y culturales. Pagamos el viaje, y nos unimos a un grupo interesado en conocer lugares imprescindibles de nuestro país.

Tuve una lamentable discusión con una de las responsables del parque nacional quien, justo en la entrada, después de viajar 3 horas, vino a decirnos que no se podía hacer el recorrido porque no había venido ningún guía a trabajar. Le hice saber que no aceptaría el ausentismo y la falta de control como motivo para impedir que llegáramos , al fin, al sitio. Por suerte finalmente pudimos ir acompañados por un amable muchacho que se encarga del mantenimiento del sendero, y fue un buen guía.

El Guafe es un sendero ecológico y turístico, el primero creado en Cuba, ubicado en el corazón del Parque Nacional Desembarco del Granma, Patrimonio de la Humanidad, en el municipio de Niquero en Granma

Hay varias cosas que me atraen de este lugar especial.

El bosque: el sendero atraviesa un bosque seco, bastante bien conservado. Sus árboles son principalmente de hojas pequeñas, espinosos adaptados a bajos niveles de lluvia. La arboleda alberga la vida de varias especies de animales y plantas únicas de Cuba y también de este sitio.

Tierra roja en El Guafe
Tierra roja en El Guafe

Los enterramientos: Hay varias cuevas que fueron sitios ceremoniales de los aborígenes cubanos que habitaron la zona hace cientos de años, las cuevas servían fundamentalmente como sitios de enterramiento.

Atabieira: En una de las cuevas una roca, tallada por los aborígenes, deja ver con claridad un rostro que se asemeja a una mujer. La escultura está rodeada por el agua cristalina que siempre hay en la cueva, se puede acceder a ella fácilmente por escalones y pasarelas bastante bien preparados. Quienes la esculpieron, ubicaron y veneraron tenían conocimientos astrológicos, al menos básicos: en el solsticio de invierno el sol la ilumina.Los cactus: Varias especies de cactus viven en el bosque, entre ellos varios endémicos locales. Trajimos un ejemplar a casa, lo sembramos y se mantiene vivo aunque no ha crecido.Nuestra niña se sintió mal en un punto del recorrido, por lo que tuvimos que regresar sin terminar. Eso nos lleva a regresar en algún momento para terminar lo que empezamos y descubrir más de ese lugar tan magnífico.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*